Letra de Canción [imagen] Letra de Canción [banner]
Encuentra la letra de
la canción aquí...

Corrido de la Defensa Social de Valparaíso


Año de mil novecientos
y dieciocho al terminar,
éstas son las mañanitas
de la Defensa Social.

Estaban todos contentos
y con ganas de pelear,
no sabiendo que su valle
se los habían de quemar.

El día dieciocho de mayo
la desgracia sucedió,
entrando los faldillones,
Valparaíso se quemó.

-¡No se acobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

En el fortín del Mercado
había gente singular,
a ese Pascual El Guayabo
no dejaré de admirar.

En el círculo de obreros
el viejito don Sabino
le decía a Jesús del Hoyo:
-¡Véndamos tantito vino!

Catarino Argomaniz
gritaba con mucho empeño:
-¡que se cierren las cantinas,
o si no, nos vence el sueño!

-¡No se acobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

Gritaba Joaquín Carranza:
-Carmen Bazán, ¿cómo ve?
-Lo que yo creo que nos falta
son las escoltas de a pie.

Al señor don Rigoberto,
no siendo nuestro paisano,
tuvimos que agradecer
que dio bonito la mano.

Y don Jesús Talamantes,
que es un hombre tan prudente,
nadie me podría negar
que es arrojado y valiente.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

Y si hablamos de valientes,
no nos hemos de olvidar
de que Baudelio Cifuentes
no se cansó de pelear.

También Enrique Gallegos
es muchacho de valor;
pero si al Güero Fidencio
no se le pide un favor.

Y de Vicente Ramírez
tuvimos que comprender
que nomás toca el piano,
también se sabe meter.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

De Tomás Pérez gritaba:
-que habrá la carnicería
y preparen unas pulpas,
no he en comido todo el día.

También el pobre Santitos,
corriendo no tenía fin;
buscándole los "changuitos"
al amo don Agustín.

Ese Valentín Bañuelos,
muchacho de gran valor,
herido perdió dos días
y dos noches con tesón.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

Julio es un hombre callado
y es valiente por los cielos,
es una raza de leones,
esa familia Bañuelos.

Decía Tolano Gallegos:
-ya me brinca el corazón,
apenas tengo doce años
y ya mate un faldillón.

Decía Juanito Perales:
-Manuel luna, ¿cómo haremos?
evacuaremos la plaza,
si no, aquí nos quemaremos.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

Decía don Julián palacios:
-No vale ser buen empleado,
yo sí que vine por lana
para salir tranquilizado.

Decía don Pedro Trujillo:
-Señores, aquí ¿qué haremos?
Si seguimos en la iglesia,
de hambre y de ser nos moriremos.

Decía Francisco Ramírez:
-a ver qué plan les formamos;
si a las tres no se retiran,
muy silencitos nos vamos.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

Y contestó don Fidencio:
-eso sí no puede ser,
si abandonamos el templo
la gente va a parecer.

El señor Miguel Trujillo
hizo en voz alta oración:
-¡encargamos las familias,
Purísima Concepción!

A Miguel Trujillo chico
es hombre que no se altera;
salió por entre las llamas,
con su arma y su cartuchera.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

Decía a José Trujillo:
-¿te vestimos de mujer?
-No, muchachos, no me vistan,
así no puedo correr.

Gritaba don Pedro Nava,
bajándose del fortín:
-No me deje sin caballo,
amigo don Agustín.

A don Agustín del Hoyo,
hombre de todos querido,
mucho le dolió dejar
aquel muchacho dormido.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

Y don Herminio Ramírez
al salirse de encamina,
y estando herido, no pudo
sacarse la mandolina.

Los dos hermanos Acosta,
don Pedro y don Tranquilino,
demostraron su valor
y no probaron el vino.

Epigmenio Talamantes,
joven valiente y callado,
corriendo escoltaba al pueblo
con su rifle bien cargado.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

El señor don Rafael Torres,
que era nuestro presidente,
tuvo que evacuar la plaza
obligado por la gente.

Decía el señor Presidente:
-No es por falta de valor;
nos ganaron con cautela
y perdimos con honor.

Eran cien los defensores,
los otros mil ochocientos;
pero venían taladrando
y haciendo horrores cincuenta.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

A cuatro de la mañana,
silencios fueron saliendo,
pues no pudieron estar
en los fortines ardiendo.

Vuelen, palomitas del Valle,
párence en aquel juncal,
y canten las mañanitas
de la Defensa Social.

-¡No se a cobarden!
-Gritaba Alfredo-,
y que muera el miedo!
Y tomemos el ejemplo
de nuestro jefe Cordero.

Los recuerdos y la emoción se vuelven presentes cada vez que llega a los oídos la canción Corrido de la Defensa Social de Valparaíso de Dominio Público… tema que no se olvida. Ahora puedes tenerla en tu propia computadora descargando esta canción.

Juegos

Juego del AhorcadoJuega Horcado Juego de Sopa de LetrasJuega Sopa de Letras

Descubre la letra de la canción Corrido de la Defensa Social de Valparaíso de Dominio Público, ya sea en un entretenido crucigrama o en una divertida sopa de letras y revive aquellos años maravillosos de tu infancia. Recuerda que jugando y cantando la vida es mejor.

Videos

Porque la música también se puede ver, te invitamos a disfrutar de la letra de Corrido de la Defensa Social de Valparaíso de Dominio Público a través de videos musicales que, además de deleitar a tus oídos, te harán revivir cada nota y te llevarán por un viaje lleno de emoción visual.

Videos en Youtube

Dedicatorias

  • ¿A quén le dedicas esta canción?
  • ¿A quién te recuerda esta canción?
  • ¿Has cantado esta canción?
  • ¿Cuándo y en dónde disfrutas esta canción?

Al hacer un comentario estás aceptando la Política de Privacidad y los Términos de Uso.

¡Sé el primero en dejar un comentario!

Esta letra de la canción Corrido de la Defensa Social de Valparaíso es clasificada como una asombrosa melodía que hace cantar hasta al más tímido y que amuebla el tímpano de la mejor manera con cortes tan fantásticos, sin pensar es una canción prefecta para disfrutar.

Califica esta letra
Calificación: 0 de 0 Votos
Elige las estrellas
Descarga Formato: PDF
Aplicación: Acrobat Reader

Lo más Popular

A continuación te presentamos el ranking de las canciones más populares de acuerdo a las votaciones de los usuarios. ¡Disfrútalas!

Más canciones de...
Dominio Público

  • Por el momento no hay más canciones...
Términos de Uso
2010 - 2017 Derechos Reservados www.letradecancion.com.mx